background image
El Peruano
Sábado 2 de mayo de 2015
551869
del Reglamento del Régimen Disciplinario de los Auxiliares
Jurisdiccionales del Poder Judicial.
Sétimo. Que, respecto al cargo d), está acreditado con el
archivo encontrado en la computadora asignada al investigado,
denominado "Julio escrito dos mil once", cuya copia del escrito
impreso obra de fojas noventa y siete a noventa y ocho; y,
revisada la hoja de propiedades, de fojas ciento uno, se aprecia
que fue elaborado el lunes veintiuno de febrero de dos mil once,
a las dos horas y cincuenta y cuatro minutos con cero segundos
de la tarde, siendo modificado el lunes veintiuno de febrero de
dos mil once, a las cinco horas y veintinueve minutos con treinta
y cinco segundos de la tarde; último acceso viernes veintisiete
de mayo de dos mil once, a las nueve horas y cuarenta y seis
minutos con seis segundos de la mañana, modificado el viernes
veintisiete de mayo de dos mil once, a las diez horas y cero
minutos con cero segundos de la mañana; todo ello con un
tiempo de edición de ciento diez minutos.
Por lo tanto, está demostrado que el referido archivo fue
elaborado en los equipos de cómputo del Poder Judicial, con
la circunstancia que su redacción y modificación se efectuó en
horario de trabajo, quedando en evidencia que el uso que se daba
al equipo de cómputo también era para fines totalmente ajenos
a la función jurisdiccional, siendo evidente el beneficio personal
y de terceros, vulnerando y transgrediendo sus obligaciones
como trabajador judicial previstos en los numerales seis punto
uno y seis punto dos de la Directiva número cero cero dos
guión dos mil diez guión GG guión PJ, referidas a las Normas
de Seguridad de la Información almacenada en los Equipos del
Poder Judicial, aprobada por Resolución Administrativa número
cero veintisiete guión dos mil diez guión CE guión PJ, de fecha
veinticinco de enero de dos mil diez. Consecuentemente, se
infringió lo previsto en el literal f) del artículo cuarenta y tres del
Reglamento Interno de Trabajo del Poder Judicial, incurriendo
en falta grave tipificada en el inciso seis del artículo nueve
del Reglamento del Régimen Disciplinario de los Auxiliares
Jurisdiccionales del Poder Judicial.
Por estos fundamentos; en mérito al Acuerdo N° 022-
2015 de la tercera sesión del Consejo Ejecutivo del Poder
Judicial de la fecha, adoptado con la intervención de
los señores Ticona Postigo, De Valdivia Cano, Lecaros
Cornejo, Meneses Gonzales, Taboada Pilco y Escalante
Cárdenas; en uso de las atribuciones conferidas por el
artículo ochenta y dos del Texto Único Ordenado de la Ley
Orgánica del Poder Judicial; de conformidad con el informe
del señor Escalante Cárdenas. Por unanimidad,
SE RESUELVE:
Primero. Absolver al servidor judicial investigado Julio
Armando Arce Suero del cargo b) atribuido por su actuación
como Secretario Judicial del Sétimo Juzgado Especializado
en lo Contencioso Administrativo de la Corte Superior de
Justicia de Lima, al no haberse acreditado plenamente la
comisión de dicha falta muy grave.
Segundo. Imponer medida disciplinaria de destitución
al señor Julio Armando Arce Suero, por su desempeño
como Secretario Judicial del Sétimo Juzgado Especializado
en lo Contencioso Administrativo de la Corte Superior de
Justicia de Lima, por los cargos a), c) y d), al haber incurrido
en faltas muy graves previstas en los numerales dos y ocho
del artículo diez del Reglamento del Régimen Disciplinario
de los Auxiliares Jurisdiccionales del Poder Judicial.
Inscribiéndose la medida disciplinaria impuesta en el
Registro Nacional de Sanciones de Destitución y Despido.
Regístrese, publíquese, comuníquese y cúmplase.
S.
VÍCTOR TICONA POSTIGO
Presidente
1232184-5
Destituyen personal jurisdiccional de
la Corte Superior de Justicia de Lima
INVESTIGACIÓN N° 188-2013-LIMA
Lima, catorce de enero de dos mil quince.
VISTA:
La Investigación número ciento ochenta y ocho guión
dos mil trece guión Lima que contiene la propuesta de
destitución del señor José Luis Mariño Lázaro, por su
desempeño como Secretario Judicial del Cuadragésimo
Juzgado Especializado en lo Penal de la Corte Superior
de Justicia de Lima, remitida por la Jefatura de la Oficina
de Control de la Magistratura del Poder Judicial mediante
resolución número dieciocho, de fecha nueve de diciembre
de dos mil trece; de fojas doscientos setenta y seis a
doscientos ochenta.
CONSIDERANDO:
Primero. Que se atribuye al señor José Luis Mariño
Lázaro haber incurrido en notoria conducta irregular, vicios
y costumbres que menoscaban el decoro y respetabilidad
del cargo; así como haber atentado públicamente contra
la respetabilidad del Poder Judicial, al haber solicitado al
señor Marco Antonio Cruz del Castillo Ramos la suma de
dos mil nuevos soles y haber recibido de dicha persona la
misma cantidad el día viernes cinco de abril de dos mil trece,
aproximadamente a las veintiún horas con veinte minutos,
en el cruce de las avenidas La Merced y Benavides, Distrito
de Surco, con la finalidad de brindarle su apoyo al citado
quejoso (padre de la menor agraviada), consistente en dar
celeridad en el trámite del Expediente número doscientos
cuarenta y seis guión dos mil doce (veintiún mil novecientos
ochenta y nueve guión dos mil diez) que estaba a su cargo,
con lo que vulneró sus obligaciones de cumplir con las demás
obligaciones que impone la ley; y el reglamento, previsto en
el inciso veinticuatro del artículo doscientos sesenta y seis del
Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial,
en concordancia con lo establecido en el inciso b) del artículo
cuarenta y uno del Reglamento Interno de Trabajo del Poder
Judicial, de cumplir con honestidad, dedicación, eficiencia
y productividad, las funciones inherentes al cargo que
desempeña, no olvidando en ningún momento que es servidor
de un Poder del Estado peruano; e, incurriendo en faltas muy
graves señaladas en los incisos uno y ocho del artículo diez
del Reglamento del Régimen Disciplinario de los Auxiliares
Jurisdiccionales del Poder Judicial, de aceptar de los litigantes
donaciones, obsequios, atenciones o cualquier tipo de
beneficio a su favor y establecer relaciones extraprocesales
con las partes o terceros, que afecten el normal desarrollo de
los procesos judiciales.
Segundo. Que la Jefatura de la Oficina de Control de la
Magistratura del Poder Judicial propone a este Órgano de
Gobierno que se imponga al señor José Luis Mariño Lázaro
la medida disciplinaria de destitución, por su actuación
como Secretario Judicial del Cuadragésimo Juzgado
Especializado en lo Penal de la Corte Superior de Justicia
de Lima, sustentando que del análisis de las pruebas se
ha determinado que el secretario judicial investigado es
responsable del cargo atribuido al haber acordado y recibido
dinero del representante de una de las partes involucradas
en el proceso penal que tenía a su cargo, incurriendo en
inconducta funcional al haber vulnerado lo establecido en
el artículo cuarenta y uno, inciso b), del Reglamento Interno
de Trabajo del Poder Judicial, lo cual constituye falta muy
grave, de conformidad con los incisos uno y ocho del
artículo diez del Reglamento del Régimen Disciplinario de
los Auxiliares Jurisdiccionales del Poder Judicial.
Al respecto, el Órgano de Control señala además
que dicha inconducta funcional es un acto de corrupción
reprochable desde todo punto de vista, habida cuenta que un
usuario judicial en un proceso penal ha mantenido relaciones
extraprocesales con el investigado, existiendo entrega de
dinero para que éste realice las labores propias de su función,
transgrediendo todos los cánones éticos de la labor judicial
encomendada y denostando la imagen del Poder Judicial, lo
que merece la sanción más severa, mas aun si la gravedad del
hecho reviste incluso contenido penal (cohecho) que deberá
sustanciarse en la vía procesal correspondiente.
Tercero. Que este Órgano de Gobierno analizando el
material probatorio señala lo siguiente:
a) Que el Órgano de Control de la Magistratura
dispuso diversas acciones de inteligencia, que consta en
las correspondientes actas de reconocimiento de imagen
de la ficha RENIEC del investigado, de fojas diecisiete; de
autorización de instalación de audios en la persona del
quejoso, de fojas veintinueve; de fotocopiado de veinte
billetes cada uno de cien nuevos soles, de fojas treinta y
siete; y, de impregnación de los billetes con reactivo UV
TRAP y la entrega de los mismos al denunciante Marco
Antonio Cruz del Castillo Ramos, de fojas treinta y ocho.
b) Que se realizó un operativo de intervención con
fecha cinco de abril de dos mil trece, a las veintiún horas
con veinte minutos, conforme se desprende del Acta
background image
El Peruano
Sábado 2 de mayo de 2015
551870
de Intervención de fojas cuarenta, previa coordinación
con la Fiscal Adjunta Provincial Titular de la Segunda
Fiscalía Provincial Corporativa en Delitos de Corrupción
de Funcionarios de Lima con la Policía Nacional del Perú,
el señor Marco Antonio Cruz del Castillo Ramos; y el
Magistrado de Primera Instancia e Integrante de la Unidad
de Investigación y Anticorrupción de la Oficina de Control
de la Magistratura del Poder Judicial, interviniéndose al
servidor judicial José Luis Mariño Lázaro en el cruce de las
avenidas La Merced con Benavides, cuando se encontraba
reunido con el quejoso; luego que aquel recibiera de
parte del denunciante la suma de dos mil nuevos soles,
los que guardó en el bolsillo derecho de su pantalón, y al
notar la presencia de los efectivos policiales emprendió
la huida, corriendo, cruzando la Avenida La Merced,
siendo alcanzado y poniendo resistencia a la intervención,
sacando a relucir un arma de fuego (pistola) y arrojando
el dinero a la vía pública; siendo luego trasladado a las
oficinas de la Dirección contra la Corrupción, donde se
procedió a efectuar la prueba de verificación del reactivo
UV TRAP al servidor judicial Mariño Lázaro, con resultado
positivo en su mano derecha y dedos pulgar de la mano
izquierda y en el borde y parte interna del forro del bolsillo
derecho de su pantalón. Asimismo, una vez efectuado el
recojo del dinero se procedió a la verificación de los veinte
billetes que previamente se fotocopiaron, cuyo detalle de
la verificación obra en el acta de fojas cuarenta y uno a
cuarenta y dos.
c) Que, por otro lado, de la declaración indagatoria del
investigado, realizada en el Penal de Reos Primarios "San Jorge"
el día dos de mayo de dos mil trece, a horas diez de la mañana,
a cargo del Magistrado Contralor Luis Alberto Solís Vásquez,
diligencia que se registró en video y audio, cuya transcripción
obra de fojas ciento ochenta y cinco a ciento noventa y uno, se
desprende que José Luis Mariño Lázaro reconoce los hechos
atribuidos, indicando además que en otras oportunidades
el quejoso le ofreció y dio dinero, más o menos, entre seis a
siete mil nuevos soles; precisando que se siente culpable y se
reconoce como tal; que está arrepentido por lo que había hecho
y que todo fue muy duro para él y su familia; que la debilidad
le ganó para cometer estos hechos y sólo espera que todo se
solucione para que salgan sus beneficios.
d) Que, asimismo, de la investigación practicada en
el presente procedimiento administrativo disciplinario
se ha obtenido suficientes medios probatorios contra el
investigado como:
i.- El disco compacto de fojas quince, proporcionado por
el quejoso Marco Antonio Cruz del Castillo Ramos, cuya
transcripción obra de fojas cuarenta y cinco a cincuenta
y uno, conteniendo la conversación sostenida entre el
investigado y el quejoso, con lo que se acredita dos hechos
que son materia de investigación: la existencia de una clara
y notoria relación extraprocesal entre el investigado y el
quejoso, así como el requerimiento de dinero que efectúa
el investigado al quejoso, a fin de favorecerlo en el trámite
del Expediente número doscientos cuarenta y seis guión
dos mil doce.
ii.- El disco compacto de fojas veintitrés, el cual contiene la
conversación telefónica sostenida entre el investigado Mariño
Lázaro y el quejoso, cuya transcripción obra de fojas cincuenta
y dos a cincuenta y tres, cuyos diálogos no hacen más que
reforzar la versión descrita en el párrafo anterior.
iii) El manuscrito en un pedazo de papel, de fojas
dieciséis, en el cual aparece anotado con lapicero de
color negro, el número telefónico nueve cuatro cero cuatro
tres cuatro cero uno cero, y a tenor de lo indicado por el
investigado ante el Órgano de Control, dicho número de
celular le pertenece y se lo proporcionó al quejoso, a efectos
de tener conversaciones vinculadas a su proceso penal.
iv) El reporte y la ficha de datos personales del
investigado, de fojas sesenta y uno a sesenta y cinco, que
acredita que éste tenía la condición de trabajador judicial
bajo el régimen del Decreto Legislativo número setecientos
veintiocho, plazo indeterminado, desde el cinco de
noviembre de dos mil nueve y al momento de ser quejado e
intervenido, se desempeñaba como Secretario Judicial en
el Cuadragésimo Juzgado Penal de la Corte Superior de
Justicia de Lima.
v) Las copias certificadas del Expediente número
doscientos cuarenta y seis guión dos mil doce (veintiún mil
novecientos ochenta y nueve guión dos mil diez) seguido
contra Isaac Fernando Rodríguez Arteta, por el delito
contra la libertad sexual, actos contra el pudor de menor, en
agravio de la menor de iníciales CDCZ, de fojas sesenta y
nueve a ciento veintiocho, las cuales prueban que el referido
proceso penal se tramitaba en el Cuadragésimo Juzgado
Penal con Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de
Lima, donde el investigado era secretario judicial.
vi) El acta que registra el acto de impregnación del
reactivo UV TRAP y la entrega del dinero (billetes) al
quejoso, de fojas treinta y ocho a treinta y nueve, todo ello
en presencia del doctor José Carlos Núñez Chasqueros,
de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en
Delito de Corrupción de Funcionarios del Distrito Judicial
de Lima; Carlos Manuel Leonardo Valdivia Rodríguez, en
representación del Oficina de Control de la Magistratura del
Poder Judicial; y, el Sub Oficial Técnico de Tercera de la
Policía Nacional del Perú, Jorge Alberto Aguilar Camahuali,
donde consta la impregnación del mencionado reactivo en
los veinte billetes de cien nuevos soles cada uno.
vii) El acta de intervención, de fojas cuarenta, practicado
el cinco de abril de dos mil trece, a las veintiún horas con
veinte minutos, en el cruce de la calle La Merced con la
avenida Benavides, Distrito de Santiago de Surco, donde
se registró la intervención y detención del investigado en
circunstancias que se encontraba reunido con el quejoso y
recibió el dinero.
viii) El acta de hallazgo y recojo de dinero y especies, de
fojas cuarenta y uno, el mismo que contiene las circunstancias
del operativo, en el cual el investigado opuso resistencia y
saco a relucir un arma de fuego (pistola marca Taurus, calibre
nueve milímetros, corto, serie KET cincuenta y seis mil uno,
color negro; y, la recuperación del dinero que el investigado
había arrojado a la vía pública, los cuales corresponden a los
fotocopiados previamente en la sede fiscal.
ix) El acta de verificación del reactivo UV TRAP, de fojas
cuarenta y cuatro, que confirma la presencia del reactivo en
la palma de la mano derecha y dedos, así como en diversos
puntos por debajo del dedo pulgar de la mano izquierda y
en el borde y parte interna del forro del bolsillo derecho del
pantalón del intervenido; lo que acredita que el investigado
llegó a recibir el dinero de parte del quejoso; y,
x) Las actas de visualización y audición de los discos
compactos, de fojas ciento ochenta a ciento ochenta y dos,
donde el investigado reconoce como suya la voz contenida
en los audios rotulados "Llamada telefónica dos", "Operativo
entrega de dinero" y "Entrevista entre quejoso y secretario
número cero uno".
Cuarto. Que detallados los hechos y las pruebas,
estas últimas son más que suficientes para acreditar la
responsabilidad disciplinaria del servidor judicial José Luis
Mariño Lázaro, aunado al reconocimiento y aceptación de
los cargos por su parte, quien valiéndose de su condición
de secretario de juzgado solicitó al señor Marco Antonio
Cruz del Castillo Ramos la suma de dos mil nuevos soles,
recibiendo el dinero el cinco de abril de dos mil trece, con la
finalidad de brindar apoyo al quejoso en la tramitación del
Expediente número doscientos cuarenta y seis guión dos
mil doce (veintiún mil novecientos ochenta y nueve guión
dos mil diez).
Dicha conducta infringe de manera dolosa sus deberes
previstos en el inciso b) del artículo cuarenta y uno del
Reglamento Interno de Trabajo del Poder Judicial, como es
cumplir con honestidad, dedicación, eficiencia y productividad
las funciones inherentes al cargo que desempeña, olvidando
que es un servidor de un Poder del Estado.
Quinto. Que la conducta disfuncional acreditada
objetivamente y reconocida por el propio investigado revela
la realización de actos impropios de un trabajador del
sector público, mas aún de un auxiliar jurisdiccional, lo que
menoscaba el decoro y la respetabilidad del cargo, así como
ocasiona el desmedro de la imagen institucional; por lo que
se justifica la necesidad de apartarlo definitivamente de su
cargo, ya que el Poder Judicial no puede tener personal
que no esté seriamente comprometido con su función.
En este sentido, el artículo treinta y nueve de la Constitución
Política del Perú prescribe que los trabajadores públicos están
al servicio de la Nación, lo que implica que se demuestre en la
práctica cotidiana del trabajo un comportamiento orientado a
servir al público y no a la inversa.
Sexto. Que, finalmente, todo lo antes expuesto permite
concluir que conforme a lo previsto en el inciso tres del
artículo trece del Reglamento del Régimen Disciplinario
de los Auxiliares Jurisdiccionales del Poder Judicial,
graduándose la sanción a imponerse, atendiendo a la
gravedad, trascendencia del hecho, antecedentes del
infractor (pese a que en este caso, el investigado no
registra medidas disciplinarias) y la afectación institucional,
se encuentra acreditado y reconocido por el investigado la
irregularidad funcional consistente en haber obtenido una
ventaja económica de un justiciable, aprovechándose de
su cargo, afectando gravemente la imagen y respetabilidad
background image
El Peruano
Sábado 2 de mayo de 2015
551871
del Poder Judicial, contribuyendo al descrédito del mismo,
por lo que corresponde aplicar la sanción más drástica y
ejemplar como es la medida disciplinaria de destitución.
Por estos fundamentos; en mérito al Acuerdo N° 019-
2015 de la tercera sesión del Consejo Ejecutivo del Poder
Judicial de la fecha, adoptado con la intervención de
los señores Ticona Postigo, De Valdivia Cano, Lecaros
Cornejo, Meneses Gonzales, Taboada Pilco y Escalante
Cárdenas; en uso de las atribuciones conferidas por el
artículo ochenta y dos del Texto Único Ordenado de la Ley
Orgánica del Poder Judicial; de conformidad con el informe
del señor Escalante Cárdenas. Por unanimidad,
SE RESUELVE:
Imponer medida disciplinaria de destitución al servidor
judicial José Luis Mariño Lázaro, por su desempeño
como Secretario Judicial del Cuadragésimo Juzgado
Especializado en lo Penal de la Corte Superior de Justicia
de Lima. Inscribiéndose la medida disciplinaria impuesta
en el Registro Nacional de Sanciones de Destitución y
Despido.
Regístrese, publíquese, comuníquese y cúmplase.
S.
VÍCTOR TICONA POSTIGO
Presidente
1232184-4
Destituyen personal administrativo de
la Corte Superior de Justicia de San
Martín
INVESTIGACIÓN ODECMA
N° 415-2012-SAN MARTIN
Lima, catorce de enero de dos mil quince.
VISTA:
La Investigación ODECMA número cuatrocientos
quince guión dos mil doce guión San Martín que contiene la
propuesta de destitución del investigado Alderides Rengifo
Ruiz, por su desempeño como encargado de la Central
de Notificaciones de los Juzgados de Alto Amazonas -
Yurimaguas, Corte Superior de Justicia de San Martín,
remitida por la Jefatura de la Oficina de Control de la
Magistratura del Poder Judicial mediante resolución número
veintiséis, de fecha seis de enero de dos mil catorce; de
fojas trescientos diecinueve a trescientos veintisiete.
CONSIDERANDO:
Primero. Que se atribuye al señor Alderides Rengifo Ruiz
haber vulnerado sus deberes contemplados en el artículo
cuarenta y uno, literales a) y b), del Reglamento Interno
de Trabajo del Poder Judicial, y transgredir la prohibición
establecida en el artículo cuarenta y tres, literal q), de dicho
reglamento, lo que se describe en los siguientes cargos:
a) Establecer relaciones extraprocesales con los
familiares del señor Regner Soberón Tuanama y otros
procesados por delito de tráfico ilícito de drogas en el
Expediente número ciento cincuenta guión dos mil nueve,
quien posteriormente fue condenado por dicho ilícito penal,
con la finalidad de solicitarles la suma de cinco mil nuevos
soles a cambio de otorgar a aquel su libertad; y,
b) Recibir de los familiares del señor Regner Soberón
Tuanama la suma de cuatro mil cien nuevos soles.
Segundo. Que la Jefatura de la Oficina de Control de la
Magistratura del Poder Judicial propone a este Órgano de
Gobierno en uno de los extremos de la resolución número
veintiséis, de fecha seis de enero de dos mil catorce, que se
imponga al servidor judicial investigado la medida disciplinaria
de destitución, por su actuación como encargado de la
Central de Notificaciones de los Juzgados de Alto Amazonas
- Yurimaguas, Corte Superior de Justicia de San Martín,
sustentando luego de un análisis de los hechos y pese a
la negativa del investigado, que existen testimoniales que
coinciden en señalar que el servidor judicial Rengifo Ruiz fue
la persona que a nombre del Juez Andrés César Espinoza
Palomino, entre los meses de noviembre y diciembre del año
dos mil ocho, solicitó dinero a fin de otorgar libertad al señor
Regner Soberón Tuanama y otros, entregándosele la suma
de cuatro mil cien nuevos soles; dichos que se encuentran
acreditados no sólo con declaraciones juradas y documentos,
sino con el disco compacto de fojas treinta y cuatro que
contiene la grabación de dos conversaciones sostenidas por los
señores Jaminton Soberón Tuanama y Mario Lancha Tangoa
con el investigado, a quien le reclaman la devolución del dinero
proporcionado por no haber cumplido con el "acuerdo"; así como
el disco compacto, también de fojas treinta y cuatro, en el cual
se registra el momento en que Jaminton Soberón Tuanama y el
investigado Rengifo Ruiz conversaron antes de ser abordados
por tres periodistas que solicitaron a este último explicar cuál
era el motivo de la reunión. Ambos discos compactos fueron
transcritos y visualizados por la Oficina Desconcentrada de
Control de la Magistratura de la Corte Superior de Justicia
de San Martín, de fojas doscientos treinta y dos a doscientos
treinta y siete, y de fojas doscientos treinta y ocho a doscientos
cuarenta y dos; y, fueron sometidos a pericia fonética realizada
por la División de Criminalística del Instituto Médico Legal
del Ministerio Público con sede en la ciudad de Lima, que a
fojas doscientos cincuenta y dos a doscientos cincuenta y
ocho, concluyó que del estudio de fonética y acústica forense
sometido al registro de habla del diálogo sostenido entre tres
personas de sexo masculino contenido en el disco compacto
con texto manuscrito "Disco número uno" se ha verificado
que el habla de la persona considerada como "Alder" exhibe
notables similitudes con los patrones de habla de la persona de
Alderides Rengifo Ruiz registrada en una audiencia judicial en
la ciudad de Tarapoto, la misma que se encuentra almacenada
en el "Disco número dos".
Por lo tanto, el Órgano de Control de la Magistratura ha
determinado que se encuentra acreditado que el investigado
sostuvo relaciones extraprocesales con los familiares de los
procesados en el Expediente número ciento cincuenta guión
dos mil nueve, en horario de labores, fuera de la sede del
Segundo Juzgado Mixto de Yurimaguas donde se tramitaba
dicha causa, lo que contraviene la prohibición establecida
en el artículo diez, inciso ocho, del Reglamento del Régimen
Disciplinario de los Auxiliares Jurisdiccionales del Poder
Judicial; así como la vulneración de sus deberes funcionales
de respetar y cumplir los dispositivos legales y administrativos
establecidos en el Reglamento Interno de Trabajo del Poder
Judicial, y de desempeñar con honestidad las funciones
inherentes a su cargo, lo que acarrea responsabilidad
disciplinaria que debe ser sancionada conforme a lo previsto
en el artículo trece, inciso tres, del Reglamento del Régimen
Disciplinario de los Auxiliares Jurisdiccionales del Poder
Judicial, con suspensión con una duración mínima de cuatro
meses y máxima de seis meses, o con destitución.
Tercero. Que, en esta instancia, analizando los
actuados se puede advertir que el veinticinco de mayo de
dos mil diez los señores Jaminton Soberón Tuanama, Mario
Lancha Tangoa y María Tuanama Romaina interpusieron
denuncia ante la Jefatura de la Oficina Desconcentrada de
Control de la Magistratura de la Corte Superior de Justicia
de San Martín contra el servidor judicial Alderides Rengifo
Ruiz señalando que éste, presuntamente por encargo del
Juez a cargo del Expediente número ciento cincuenta guión
dos mil nueve, se apersonó a brindarles una supuesta
ayuda para lograr la libertad de sus familiares procesados a
cambio del pago de la suma de cinco mil nuevos soles.
Asimismo, de los actuados se verifica que el investigado
en el mismo mes de mayo se apersonó al Establecimiento
Penal de Yurimaguas a dialogar con los procesados por
encargo del Juez de la causa, recalcando la propuesta y
garantizando la libertad de los inculpados a más tardar en
diciembre de dos mil diez, ratificando que el costo de sus
libertades sería cinco mil nuevos soles, haciéndoles firmar
unos papeles supuestamente para su libertad; por lo que,
los familiares de los inculpados hicieron lo pertinente para
conseguir el dinero a pesar de su condición de pobreza,
llegando a reunir la suma de cuatro mil cien nuevos soles,
monto que entregaron en forma fraccionada en cuatro
oportunidades al investigado Alderides Rengifo Ruiz.
Cuarto. Que fue así como el veintiocho de abril de dos
mil diez, uno de los denunciantes grabó la conversación
que sostuvo con el investigado, que obra a fojas doscientos
treinta y dos, en la cual este último habría reconocido la
deuda en mención, comprometiéndose a devolver el dinero
en partes iguales, lo que también fue registrado en video
por reporteros de "Ribereña Televisión", quienes después
lo interrogaron, pero no obtuvieron respuesta.
Quinto. Que lo denunciado, además, se encuentra
corroborado con el dictamen pericial de fonética forense,
de fojas doscientos cincuenta y dos, conforme a lo extraído