Sancionan con destitución a Juez de Paz de Única Nominación del Barrio Buenos Aires, provincia de Sullana, Corte Superior de Justicia de Sullana

QUEJA DE PARTE

N° 6852-2014-SULLANA Org. OCMA

Lima, ocho de setiembre de dos mil diecisiete.-

VISTA:

La Queja de Parte número seis mil ochocientos cincuenta y dos guión dos mil catorce guión Sullana Org. OCMA que contiene la propuesta de destitución del señor Carlos Gualberto Pacherrez Salazar, por su desempeño como Juez de Paz de Única Nominación del Barrio Buenos Aires, Provincia de Sullana, Corte Superior de Justicia del mismo nombre; remitida por la Jefatura de la Oficina de Control de la Magistratura del Poder Judicial mediante resolución número quince, de fecha veintitrés de setiembre de dos mil dieciséis; de fojas doscientos cuarenta y dos a doscientos cuarenta y seis.

CONSIDERANDO:

Primero. Que mérito a la queja formulada por el señor Martín Alberto Mogollón Abad, se abrió procedimiento administrativo disciplinario contra el señor Carlos Gualberto Pacherrez Salazar, Juez de Paz de Única Nominación del Barrio Buenos Aires, Provincia de Sullana, Corte Superior de Justicia del mismo nombre, quien en la tramitación de los Expedientes números seis guión dos mil trece y siete guión dos mil trece, conoció las medidas cautelares sin ser competente, por cuanto se trataba de obligaciones contenidas en título valor que era de competencia de juez ordinario; incurriendo en falta muy grave prevista en el inciso tres del artículo cincuenta de la Ley de Justicia de Paz.

Segundo. Que la Jefatura de la Oficina de Control de la Magistratura del Poder Judicial propone la imposición de la medida disciplinaria de destitución contra el Juez de Paz Carlos Gualberto Pacherrez Salazar, como consecuencia del análisis de los actuados, que le permitió determinar que se encontraba acreditada la responsabilidad del investigado, quien se avocó al conocimiento y tramitación de dos medidas cautelares de embargos en forma de retención, fuera de proceso; relacionadas a pagos de soles en el Juzgado de Paz de Única Nominación del Barrio Buenos Aires, Corte Superior de Justicia de Sullana, sustentados en una letra de cambio (título valor); sin tener en consideración que el artículo seiscientos ochenta y ocho del Código Procesal Civil señala que dicho documento es un título ejecutivo; y, que el artículo seiscientos noventa guión B del mismo código adjetivo establece que “Es competente para conocer los procesos con título ejecutivo de naturaleza extrajudicial el Juez Civil y el de Paz Letrado. El Juez de Paz Letrado es competente cuando la cuantía de la pretensión no sea mayor de cien Unidades de Referencia Procesal. Las pretensiones que superen dicho monto son de competencia del juez civil”. En tal sentido, el juez de paz investigado carecía de competencia y se encontraba impedido por ley.

Asimismo, verificada la responsabilidad funcional del juez de paz investigado, el Órgano de Control ha evaluado los hechos; así como, la existencia de circunstancia agravante, ya que el investigado Pacherrez Salazar es de profesión abogado, posee conocimientos en materia jurídica; y, a sabiendas, vulneró los principios del debido proceso (juez natural), consagrado en el segundo párrafo del artículo ciento treinta y nueve, inciso tres, de la Constitución Política del Perú; incurriendo en la prohibición prevista en el inciso seis del artículo siete de la Ley de Justicia de Paz, lo que constituye falta muy grave prevista en el inciso tres del artículo cincuenta de la citada ley.

Por lo tanto, queda acreditada la falta de idoneidad para desempeñar funciones de juez de paz del investigado, quien al incurrir en conducta disfuncional muy grave ha perjudicado la imagen del Poder Judicial ante la sociedad; así como, ha obstaculizado el cumplimiento de la misión de este Poder del Estado de administrar justicia con arreglo a la Constitución y las leyes, garantizando la seguridad jurídica y la tutela jurisdiccional.

Consecuentemente, en aplicación de los principios de razonabilidad y proporcionalidad previstos en el inciso tres del artículo doscientos treinta de la Ley del Procedimiento Administrativo General, concordante con el inciso k) del artículo sesenta y tres del Reglamento de la Ley de Justicia de Paz, la Jefatura de la Oficina de Control de la Magistratura del Poder Judicial considera que debe imponérsele la medida disciplinaria de destitución.

Tercero. Que, en el presente procedimiento administrativo disciplinario, relacionado con la tramitación de medidas cautelares fuera de proceso interpuestas por el señor Martín Ríos Labrín contra la empresa Servicios y Proyectos del Norte Empresa Individual de Responsabilidad Limitada, se ha obtenido el siguiente material probatorio:
i) Lo actuado en el Expediente número cero cero seis guión dos mil trece guión JUNBBAS.CGPS, de fojas cuarenta y nueve a setenta y cuatro, entre ellos:

a) Solicitud de medida cautelar fuera de proceso, de fojas cincuenta y tres a cincuenta y seis, en la cual consta que la parte solicitante señala haber realizado un préstamo, girando tres letras de cambio por montos similares, una de las cuales presenta en el proceso para solicitar el embargo.

b) Letra de cambio, de fojas cincuenta y siete, por el monto de diez mil ochocientos soles, a favor del demandante, con domicilio del demandado en Calle Ugarte número ochocientos sesenta y nueve, Sullana; y,

c) Resolución número uno, de fecha dieciocho de enero de dos mil trece, de fojas cincuenta, en la que consta que el juez de paz investigado admitió a trámite la medida cautelar de embargo en forma de retención, hasta por el monto de diez mil ochocientos soles, concede contracautela y ordenó se curse oficio a la Municipalidad Distrital de Tamarindo, Paita, para que realice la retención, ejecutándose según obra del Oficio número cero diecisiete guión dos mil trece guión JUNBBAS-CGPS, recibido el veintiuno de febrero de dos mil trece, de fojas setenta y cuatro.

ii) Lo actuado en el Expediente número cero cero siete guión dos mil trece guión JUNBBAS.CGPS, de fojas setenta y cinco a cien, entre ellos:

a) Letra de cambio, de fojas setenta y nueve, por el monto de diez mil ochocientos soles, a favor del demandante, con domicilio del demandado en Calle Ugarte número ochocientos sesenta y nueve, Sullana.

b) Solicitud de medida cautelar fuera de proceso, de fojas ochenta, en la cual consta que la parte solicitante señala haber realizado un préstamo, aceptando la demandada una letra de cambio por la suma de diez mil ochocientos soles; y,

c) Resolución número uno, de fecha diecinueve de febrero de dos mil trece, por la cual el juez investigado admitió a trámite la medida cautelar de embargo en forma de retención, hasta por un monto de diez mil ochocientos soles, concede contracautela y ordenó se oficie a la Municipalidad Distrital de Tamarindo, Paita; lo que se ejecutó según obra del Oficio número dieciocho guión dos mil trece guión JUNBBAS.CGPS, recibido el veintiuno de febrero de dos mil trece, de fojas cien.

Cuarto. Que en el presente procedimiento administrativo disciplinario se puede concluir, respecto a la cuestionada competencia del juez de paz investigado, lo siguiente:

i) Respecto a la competencia por razón de territorio, si bien en el sexto considerando de la resolución número quince, expedida por la Jefatura de la Oficina de Control de la Magistratura del Poder Judicial, se señala que el juez investigado no fue diligente al no tomar en consideración que el domicilio del demandado que obra en el título valor (Calle Ugarte ochocientos sesenta y nueve Sullana) difiere del que obra en la solicitud cautelar, en la que se aprecia “Calle Ugarte ochocientos sesenta y ocho Sullana”. No obstante, debe tenerse en consideración, el principio conforme al cual, las partes no pueden modificar las reglas de competencia establecidas por la ley, no se aplica en el caso de la competencia territorial; pues las partes, en especial, la emplazada puede someterse a la competencia del juez de la demanda, si no se objeta oportunamente.

ii) Respecto a la competencia por razón de cuantía, conforme a lo previsto en el artículo dieciséis, inciso dos, de la Ley de Justicia de Paz, el juez investigado podía asumir competencia si el monto del petitorio cautelar en cada proceso no superaba las treinta Unidades de Referencia Procesal, al momento de interposición de la acción cautelar de embargo en forma de retención; lo que en el presente caso se verificó; y,

iii) Respecto a la competencia por razón de materia, corresponde señalar que, en el presente caso, la deuda reclamada por el ejecutante se encuentra contenida en sendas letras de cambio, a las que la Ley número veintisiete mil doscientos ochenta y siete; Ley de Títulos Valores, les otorga la calidad de título valor; siendo que la acción cambiaria se ejercita a través de un proceso de ejecución (artículo seiscientos ochenta y ocho del Código Procesal Civil).

Así, lo reconoce también, el ejecutante a través de su escrito de medida cautelar, de fojas cincuenta y cuatro, parte pertinente. En este sentido, se aprecia que el artículo dieciséis de la Ley de Justicia de Paz, regula de forma taxativa la materia que es de competencia de los jueces de paz, la misma que no reconoce a la ejecución de títulos valores (letras de cambio en el caso de autos); por el contrario, en el primer párrafo del artículo seiscientos noventa-B del Código Procesal Civil, se establece que “Es competente para conocer los procesos con título ejecutivo de naturaleza extrajudicial el Juez Civil y el de Paz Letrado”.

Por lo expuesto, se llega a colegir que, el investigado Juez de Paz del Barrio de Buenos Aires, se avocó de forma indebida a dos procesos judiciales que no eran de su competencia; más aun, si el artículo seiscientos treinta y seis del Código Procesal Civil, reconoce que la demanda cautelar (fuera de proceso, en el presente caso) es de competencia del juez que conocerá el proceso principal.

Quinto. Que, en consecuencia, el Juez de Paz Pacherrez Salazar incurrió en falta muy grave, al haberse avocado al conocimiento y tramitación de dos medidas cautelares de embargo en forma de retención fuera de proceso, sustentados en sendas letras de cambio, no siendo competente por razón de la materia, a sabiendas que lo prevé la ley; con el agravante de tener conocimientos jurídicos sobre el particular, en su condición de abogado; y, por lo tanto, debe ser apartado del Poder Judicial, en tanto su conducta disfuncional afectó la imagen de este Poder del Estado; así como, la respetabilidad del cargo que ostentaba, desmereciéndolo frente a la sociedad.

Por estos fundamentos; en mérito al Acuerdo N° 643-2017 de la trigésimo tercera sesión del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial de la fecha, adoptado con la intervención de los señores Rodríguez Tineo, Lama More, Ruidías Farfán, Vera Meléndez y Alvarez Díaz, sin la intervención de la señora Consejera Tello Gilardi por motivos de salud; en uso de las atribuciones conferidas por el artículo ochenta y dos del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial. De conformidad con el informe de fojas doscientos setenta y cinco a doscientos ochenta, y la sustentación oral del señor Consejero Lama More. Por unanimidad,

SE RESUELVE:

Imponer la medida disciplinaria de destitución al señor Carlos Gualberto Pacherrez Salazar, por su desempeño como Juez de Paz de Única Nominación del Barrio Buenos Aires, Provincia de Sullana, Corte Superior de Justicia del mismo nombre. Inscribiéndose la medida disciplinaria impuesta en el Registro Nacional de Sanciones de Destitución y Despido.

Regístrese, publíquese, comuníquese y cúmplase.-

DUBERLÍ APOLINAR RODRÍGUEZ TINEO

Presidente

1590387-1